COLECCIÓN VIRTUAL DE CUCHILLOS CANARIOS

Mi nombre es José Juan y elaboro cuchillos canarios de forma tradicional empleando las técnicas que desde tiempos pretéritos se han utilizado para confeccionar esta variedad cuchillil. Me he decidido a realizar este blog como punto de partida para que todos los amantes del CUCHILLO CANARIO puedan apreciar y valorar la belleza y la perfección de los acabados orfebres de los cabos, en la mayor colección de fotos de estos objetos. Aquí encontrarás cuchillos de varios artesanos además de los elaborados por mí.

Buscar este blog

miércoles, 29 de diciembre de 2010

cuchillo nº 137

El amigo Juan Manuel nos deja ver otra de sus creaciones, empleando para la confección del cabo multitud de colores y la ausencia de piezas con incisiones. Se trata del aprovechamiento de una vieja hoja de corte, de acero al carbono de 19 cms. Los casquillos que ha empleado son de aluminio macizos. Tiene un total de 11 piezas de metacrilato, cuerno negro y plásticos diversos. Pese a su sencillez, es muy bonito a la vista y no deja de llamar la atención.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 136

De las manos del artesano Manuel Gil ha salido este 11 piezas. Un cabo de cumbre o también llamado de campo, muy apreciado entre los ganaderos grancanarios. Está fabricado en cuerno negro y rubio. Tiene varias piezas trabajadas, como comenté antes, 11 en total, empleando metales diversos para tal menester, como níquel para las incrustaciones en plateado(el mismo material empleado en la confección de los casquillos) y latón para las amarillas(ambos a mi parecer). Un cuchillo que luce mucho por su afiligranado, un maravilloso trabajo de artesanía. Su propietario, Ivan Glez. lo luce en su cintura a la antigua usanza con orgullo. Esta cabo está montado sobre una hoja de corte, acero al carbono de 19 cms. de longitud.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 135

Un cabo distinto, muy bonito por su colorido. El artesano que fabricó este cuchillo hace ya unos 30 años o más, fue Cuco el de la cuesta, tanto la hoja como el cabo, según argumenta D. Ignacio Moreno, su propietario. Siempre soñaba de adolescente con tener un cuchillo canario y era incesante en sus súplicas a su padre para que le adquiriese uno. Cuando cumplió los 16 años, su padre apareció con este cuchillo, ya tenía la suficiente edad para ser un hombre. Privado se quedó al verlo y lo exhibía a sus amigos a todas horas. Aún hoy en día lo muestra con orgullo en su cintura metido en la vaina. Los casquillos son de níquel y las arandelas separadoras en aluminio. Las incrustaciones parecen ser de material no metálico, tal vez plástico. Está compuesto por 23 piezas, empleando para ello distintos materiales, cuerno negro, cuerno rubio y material sintético blanco y además unos puntos rojos de materia plástica. La hoja es de corte, de acero al carbono, ya gastada del uso y cambiada ya hace muchos años.
Picar sobre la foto para agrandar

lunes, 27 de diciembre de 2010

cuchillo nº 134


De la industria cuchillil de loa Hnos. García Medina viene este precioso ejemplar. Al principio no parecía lo que era, puesto que estuvo perdido en las plataneras y se quedó totalmente manchado y estropeado del agua y el sol, pero al limpiarlo salió esta maravilla. Es un cuchillo grande, con hoja de acero al carbono de 21 cms. El cabo, de cuernos negro y rubio oscuro, con un total de 21 piezas. El metal empleado normalmente por los artesanos que han fabricado este cuchillo de costa es el latón, tanto para los casquillos como para las incrustaciones y añadiendo puntos blancos con bordes en el mismo metal. Cinco son las piezas que llevan estos embutidos, muy bonitas y originales.
Picar sobre la foto para agrandar

viernes, 24 de diciembre de 2010

cuchillo nº 133(cuchara de albañil)

En homenaje a esas personas que han empleado toda su vida laboral a trabajar en el ramo de la construcción, he realizado esta cuchara de albañil. Tiene cabo de cuchillo canario, elaborado de la misma manera que al encabar una hoja de cuchillo como cité anteriormente.El cabo tiene la misma medida que un cabo de madera que llevaría este tipo de cucharas, en este caso mide 12'5 cms., un buen cabo en definitiva. Los casquillos son de latón al igual que las incrustaciones hechas en las piezas de cuerno rubio. El resto de incrustaciones están hechas en aluminio. Tiene 17 piezas de cuernos rubio(de carnero) y negro(de macho) intercalados. De esas piezas, se han embutido un total de 5 piezas. La pieza central, la más bonita, está incrustada en aluminio, con puntos de cobre y aros de latón con colores en el centro(azul y amarillo). Elaborado en diciembre de 2010.
Picar sobre la foto para agrandar

domingo, 19 de diciembre de 2010

cuchillo nº 132


El cuerno rubio de carnero, es un cuerno ideal para los cuchillos canarios, por su dureza y a la vez facilidad para trabajarlo, por su resistencia al desgaste y a los impactos, pero además lo es para mí, y seguro que muchos artesanos en esta materia coinciden conmigo, porque tiene un tono de colores muy agradecidos con otros colores. Es precioso compaginarlo con el blanco del hueso, con el negro del cuerno de cabra o macho, y también solo. Pero además también resulta llamativo con cualquiera de los metales que se utilicen para las incrustaciones o para las arandelas separadoras. Este cabo así me lo parece a mí, que el resultado final es satisfactorio en la perspectiva cromática. Arandelas de cuerno negras incrustadas en metal amarillo y separadas por arandelas de cuerno rubio. Tiene 7 piezas incrustadas en latón, de un total de 13 que lleva el cabo. Estas incrustaciones están complementadas con puntos en un tono rojizo, que es el que le da el cobre. Los casquillos los hice en latón para simular el tono del cuerno que he estado citando. Lo realicé a finales de noviembre de 2010, y lo monté en una hoja de acero al carbono de 15 cms. de la industria cuchillil de los Hnos. García.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 131

Un cuchillo reciclado, es decir, el amigo Juan Miguel Jiménez, ha reutilizado una hoja vieja y gastada, dándole forma de hoja nueva aunque más acortada, para encabarla en un cabo de piezas, ya que poseía una empuñadura de madera. Ha utilizado para ello 19 arandelas de distintas procedencias, como color rubio de cuerno de carnero, color negro de cuerno de cabra y color blanco de hueso(tibia) de vaca. El resultado final es muy agradable a la vista. Los casquillos son en metal blanco, el mismo material empleado para embutir la pieza central. El resto de las piezas, están incrustadas en metal amarillo. En total ha trabajado 9 piezas.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 130

Un cabo de costa, arandelas de cuernos de varios colores y tres piezas taraceadas en metal. Tiene 23 piezas de cuernos de distintas tonalidades, desde el negro, para las arandelas finas y la pieza central, pasando por el rubio oscuro o marrón, hasta llegar al color crema, casi blanco, que se suele obtener de los cuernos de ganado bovino. Este cabo está elaborado utilizando para ello metal blanco(níquel con aleación, de los duros antiguos) para hacer los casquillos y los embutidos. las arandelas separadoras son en metal amarillo, posiblemente de las pesetas antiguas. De las tres piezas, la central está representada con incrustaciones formando una estrella, y las otras dos piezas, representando el enrejado de una colmena. El artesano que confeccionó este cabo es Ramón García, y su dueño es Iván González. Este cuchillo lleva una hoja de 13 cms. de acero al carbono.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 129


Como había tratado en entradas anteriores, esto de la artesanía es un campo que se va ampliando, ya no solo se puede apreciar un bonito cabo de cuchillo canario en una hoja de corte, sino tambien en la cocina en forma de cuberterías, en llaveros, bastones(como una vez se lo ví al cuchillero y amigo Castor Castro)... y otra forma es representando un cuchillo canario en miniaturas o en réplicas gigantes. Marcos Benítez(tlf. 620242335) representa estos últimos que he nombrado. Los hace con hoja de acero inoxidable de nada más y nada menos que 80 cms. de largo. El cabo confeccionado en madera de distintas variedades, para buscar disparidad de color. También les hace incrustaciones en aluminio. Los casquillos están confeccionados en latón en latón.
Picar sobre la foto para agrandar

jueves, 16 de diciembre de 2010

cuchillo nº 128


Don Juan Melián, es un un señor mayor entrado ya en edad, por encima de los 80 años y solo se sabe si se le mira su DNI, porque en apariencia y en vitalidad, parece que tiene 2 décadas menos. Ya jubilado, sus aficiones son trabajar en sus tierrillas y disfrutar luciendo su cuchillo canario de flores en su cintura. Y es lo que viene haciendo desde tiempos pretéritos( testimonio de ello es un cuchillo de flores mostrado en entradas anteriores). A partir de hoy, tiene una nueva pieza en su indumentaria, un cuchillo de flores que me encargó:"- lo quiero con las puntas blancas y bien trabajado(refiriéndose a que llevara muchas filigranas y motivos florales), pero por muy bonito que sea el cabo, si la hoja no suena, no lo quiero", estas fueron sus palabras cuando me lo encargó. Al final el resultado le sorprendió gratamente cuando a primera vista vio el cuchillo, pero enseguida tiró mano a hacerle la prueba del tiembreo a la hoja, que es agarrando el cabo con una mano, con la uña del dedo pulgar de la otra hace sonar la hoja tras deslizar el filo o el pete o peto tras la uña. Esa prueba fue la definitiva y se lo quedó. Está confeccionado en alpaca, plata y oro. Para empezar, los casquillos son especiales, es un diseño que me inventé al inspirarme en como se construían las monedas antiguamente. Están completamente burilados y con el añadido de tres flores de tres pétalos (tréboles) con dos hojas en el centro cada una, y además son de alpaca o también llamada plata alemana. El cabo consta de 15 piezas, empleando para ello, cuerno negro de macho cabrío para las piezas negras, y bolas blancas de billar para las piezas blancas, fabricadas en un material muy resistente. La pieza central, la reina del cabo, lleva tres flores multipétalos, cada una de ellas esté construida con un punto amarillo bordeado en oro al cual rodean 4 pétalos rojos en plata y cuatro en oro macizos, todos aderezados con 8 puntos de plata y dos puntas de flechas arqueadas situadas a ambos lados. Estas tres flores están complementadas con otras tres flores similares a la de los casquillos, tréboles de pétalos rojos y blanco con dos hojas en verde, todas en plata. A ambos lados de esta pieza nos encontramos los ajedrezados de mi propia cosecha, un diseño hasta ahora inédito. Son cuadrados blancos con incrustaciones en negro y cuadrados negros con incrustaciones en plata. El diseño del interior de estas piezas podríamos describirlo como una M con un punto encima. Para finalizar las puntas en blanco, que están custodiadas por ambos extremos por ajedrezados. La hoja, de acero al carbono, es de los Hnos. García, y mide 21 cms. puesto que su dueño va a destinar este cuchillo al cultivo de las plataneras.
Picar sobre la foto para agrandar

jueves, 9 de diciembre de 2010

cuchillo nº 127


Un cuchillo canario con motivos florales que he realizado recientemente, principios de este mes, diciembre de 2010, y adquirido por mi apreciado amigo Nelson Glez. Miranda, una persona que sabe valorar y apreciar la artesanía.Testimonio de ello es su inmensa y variada colección de objetos tradicionales. Tiene una hoja de acero al carbono de una longitud de 17 cms. El cabo, confeccionado enteramente en cuerno negro de macho cabrío, aunque si se fijan bien en algunas piezas se atisba betas de color crema. Dispone de 17 piezas casi todas elaboradas, salvo algunas separadoras decorativas. Empezando por las puntas, nos encontramos unas piezas anchas con multitud de rombos contiguos en cuyos centros he puesto puntos de color azul y puntos anodizados. Esta pieza está custodiada por ambos lados por piezas embutidas en láminas paralelas. Luego nos encontramos los ajedrezados dobles, donde cada casilla está incrustada con X, las piezas negras en metal blanco y las blancas en láminas negras. En esta pieza no quise utilizar un blanco nuclear porque no quería que el ajedrezado le quitara la luminosidad y vistosidad de las flores con pétalos azules. Ya por último la pieza central, que como antes reseñé, tiene flores con tres pétalos azules y una hoja en verde. Además está decorada con puntos de alpaca, todo en concordancia con las piezas anteriormente citadas de las puntas. Los casquillos son igualmente en alpaca o también llamada plata alemana.
Picar sobre la foto para agrandar

miércoles, 8 de diciembre de 2010

cuchillo nº 126(llavero)


Hoy en día, por suerte o por desgracia, según se mire, es un delito portar un cuchillo canario. Pero hoy en día, no es imposible de apreciar diariamente la hermosura de los cabos de nuestros queridos cuchillos canarios. Hay cuberterías con los cabos de los anteriormente citados, tacomas de cuchillos, colgantes, anillos, pendientes y también llaveros como es el caso que les muestro. Está fabricado enteramente con las técnicas tradicionales de fabricación de cuchillos canarios y por ello me ha presentado más problemas que la confección de un cuchillo con el diseño similar, ya que es infinitamente más pequeño(longitud total del cabo 6 cms). Empezando por la base-espiga, la he trabajado en mi fragua a partir de una pletina de acero inoxidable. Los casquillos y las incrustaciones son en aluminio. Las piezas, son de cuerno de macho cabrío para las piezas negras, y de carnero para las piezas rubias, con un total de 11 piezas. Cinco de las piezas están afiligranadas. La argolla y la cadena del llavero está elaborado en plata. Fabricado a principios de diciembre de 2010 ha sido un regalo para M.I.S.R.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 125


Apreciar y valorar nuestra rica y singular cultura canaria es algo que se enseña en las escuelas de todo el territorio canario tal y como recoge el Currículo de Educación Primaria para la Comunidad Autónoma de Canarias a través de la transversalidad en todas las áreas en las competencias básicas. Pero se refuerza mucho más si se empapa desde casa a diario. Y este precisamente lo hacen muchas personas en nuestra sociedad y prueba de ello es la labor del amigo Iván Glez. que cuando vio este ejemplar pequeño de cuchillo canario, enseguida pensó en su hijo Daniel y lo adquirió para él. Este niño, con apenas 1 añito de edad, ya es propietario de un verdadero cuchillo artesanal canario y fabricado por nada más y nada menos que por Francisco Torres, uno de los mejores cuchilleros actuales. El cuchillo es pequeñito, con una hoja de tan solo 9 cms. de acero al carbono. El cabo tiene 17 piezas de cuerno negro, rubio y dos piezas con tonalidades blancas procedentes de astas de vaca o toro. Tiene 11 piezas embutidas con latón, formando diversas figuras como rombos, espigas...Los casquillos son igualmente de este material.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 124

Emilio es un gran hombre, un señor tranquilo, amable, educado y paciente para dedicarme unos minutos para mostrarme y hablar de su cuchillo canario. Una herramienta que heredó de su padre, creo recordar que compartían nombre. digo una herramienta porque aún la usa diariamente para picarle la ración a los animales(cabras). Se trata de un cabo puramente de costa. No sabemos quien fue el artesano del cabo, pero si quien fue el que confeccionó la hoja de acero al carbono. En este caso fue el gran cuchillero guiense D. Cristobal García Ossorio, que bien podría haber sido también el artesano del cabo(aunque aún hoy en día no he visto un diseño de este cuchillero igual a este). La firma de la hoja así lo atestigua así como características como la anchura del peto o pete propio de este artesano. El cabo tiene 25 piezas de distintos materiales como cuerno negro, cuerno rubio oscuro y algunas láminas de hueso finas. De estas piezas tiene incrustadas 3 de ellas donde se atestigua el paso de los años y el uso por la falta de incrustaciones metálicas. Los casquillos son en aluminio macizos, el mismo material utilizado para usarlo de arandelas separadoras de las piezas con trabajo.
Picar sobre la foto para agrandar

martes, 30 de noviembre de 2010

cuchillo nº 123

Un cabo claramente de costa, muy bonito a pesar de su sencillez. Esas tonalidades que solo le da el cuerno al cabo de nuestros cuchillos es inimitable, y si además lleva algunos años dándole mano, es decir, que lleva años pasando por la palma de la mano de su dueño en las tareas agrícolas o ganaderas, pues mucho mejor tono y pulido especial adquieren. Con el uso se van desgastando, piensen que las manos de nuestros agricultores y ganaderos son manos fuertes y duras producto del trabajo diario con estas extremidades. El roce continuo hace que las manos se refuercen creando callosidades y durezas para prevenir lesiones. Es un cabo de 18 piezas totales con 7 de ellas trabajadas. El cuerno empleado es rubio oscuro. Las incrustaciones y los casquillos son en latón y la pieza central tiene además incrustaciones en forma de pirámides enfrentadas por sus vértices en un material blanquecino, que bien podría ser marfil o hueso animal. El propietario es Iván Glez. de San Mateo.
Picar sobre la foto para agrandar

domingo, 28 de noviembre de 2010

cuchillo nº 122


Este es el ejemplar que me faltaba que subir al blog de la colección particular del amigo Juan Pedro. Es un cuchillo que es difícil catalogarlo. Tiene apariencia como cuchillo de flores, pero le faltan los ajedrezados y las flores no aparecen como tal. Por ello se podría decir que es una fusión entre cabo de costa y de flores. Es un cuchillo precioso y además está elaborado enteramente por el tristemente desaparecido cuchillero Cristobal García Ossorio, uno de los mejores de la historia de estos elementos autóctonos. Fue elaborado en 1976. los casquillos son en metal blanco, probablemente níquel sacado de los duros de franco(y no lo pongo con mayúsculas porque no se lo merece). Las incrustaciones son todas también en metal blanco, aunque aquí creo que el material es distinto, se me asemeja más al aluminio. Tiene 23 piezas, alternando cuerno negro con material blanco(hueso diría yo). Ha trabajado el artesano 5 de ellas con dibujos simétricos sobre puntos de colores. Los casquillos y la perilla perfectamente burilados, todo un trabajo de maestro. La hoja es de acero al carbono de 19 cms.
Picar sobre la foto para agrandar

sábado, 27 de noviembre de 2010

cuchillo nº 121

Es muy reconfortante tener contacto con personas amantes de nuestra artesanía y si además es un gran conocedor y coleccionista de cuchillos canarios, mejor que mejor. Esto es lo que me ha pasado estos días. He conocido a Iván Glez., un férreo defensor de LO NUESTRO, una persona que tiene como lema principal sobre este tema, que los cuchillos hay que lucirlos en la cintura. Es el propietario de este cuchillo(y de otros siete más que iré mostrándolos más adelante) y ha querido compartir con todos nosotros más ejemplares de cuchillos para que apreciemos su diversidad estilística y su belleza. Este cuchillo es de los caros, de los que no se ven tan a menudo. Es un ejemplar adquirido en el taller de Paco Torres y está elaborado enteramente en plata. Las puntas son de marfil,con un tono crema precioso. El resto, es de cuerno negro. Es un cuchillo de flores con 4 ajedrezados en miniatura, dos ajedrezados triples y dos ajedrezados grandes taraceados. La pieza central está decorada con tréboles bicolores. El propietario una vez adquirido este ejemplar tuvo la idea de grabar sus iniciales sobre unas pintaderas en los casquillos, con lo que se dirigió a un joyero para que realizara este trabajo. La hoja es de acero al carbono de 19 cms.
Picar sobre la foto para agrandar

viernes, 19 de noviembre de 2010

cuchillo canario nº 120

Este es un ejemplar de uso, es decir, que su dueño lo lleva colgado en su cintura a diario. Lo utiliza para picarle la ración a sus animales, para picar hojas, rolos o hijos de plataneras, entre otras cosas, se aprecian las manchas de la sabia impregnada en la hoja. Es un cuchillo grande, por encima de los 30 cms. de longitud total. La hoja es de acero al carbono, bastante nueva por cierto, cambiada recientemente en la industria cuchillil de Barrial. Su dueño afirma, que no se lo quita de su cintura ni con ropa "de nuevo"(se refiere a cuando se empercha para realizar gestiones en la capital de la isla o en algún evento en particular, pero que lo lleva escondido bajo sus ropajes holgados. Tiene 13 piezas, intercalando cuerno rubio oscuro con cuerno negro. El artesano(que según referencias del propietario del mismo, era un señor de Barrial, que posiblemente haya sido otro gran cuchillero, D.Aquilino Auyanet) ha empleado incrustaciones de metal blanco( alpaca) en las piezas negras, concretamente en 5 de ellas. Los casquillos sen de latón sin ningún tipo de marca o burilado.
Picar sobre la foto para agrandar

lunes, 15 de noviembre de 2010

cuchillo nº 119

Con una hoja de acero inoxidable de 11 cms, inmaculadamente pulida, se complementa este cabo para formar un hermoso cuchillo canario. El metal empleado por los artesanos, los Hermanos García Medina, del pago de Gáldar, es el latón, ese metal dorado utilizado tanto en los casquillos, como en las incrustaciones así como en las arandelas separadoras. Siete piezas conforman esta empuñadura, entremezclando cuerno rubio de ganado ovino con cuerno negro de ganado caprino. Hay dos piezas con tonalidades rubias beteadas de negro y un tono grisáceo, preciosas. La pieza central es la única que está taraceada y el resultado final es muy atractivo a la vista. El propietario es Juan Miguel, compañero de trabajo y apasionado de la cultura e identidad canaria, cosa que compartimos aunque en distintos niveles.
Picar sobre la foto para agrandar

domingo, 14 de noviembre de 2010

cuchillo nº 118

A pesar de que la fotografía es pésima, se puede ver claramente que estamos ante uno de esos cuchillos canarios de abolengo, ante una auténtica joya, y el precio que tiene así lo atestigua. Este cuchillo está por encima de los 1300€, y aunque parece, a priori, mucho dinero, hay que leer entre líneas, esto es, ver todo el trabajo minucioso y artesanal que hay detrás. Para confeccionar un cuchillo de estas características se han empleado muchas horas de trabajo, que unido a la utilización de materiales preciosos para su confección dan el resultado del precio final. Para mí, con este dinero no se le está pagando realmente al artesano su trabajo, porque son joyas únicas y exclusivas. Los artesanos creadores de esta maravilla son los hermanos García Medina. Han empleado plata como materia prima para elaborar los casquillos y las arandelas separadoras así como las incrustaciones. Está formado por 31 piezas de cuerno negro, a las que han incrustado piezas de color blanco para formar los ajedrezados. En total tiene 10 ajedrezados, dos grandes con incrustaciones cruzadas blanquinegras, seis ajedrezados en miniatura y dos ajedrezados más que hasta ahora no había visto, son en inclinación con puntos negros en las láminas blancas. Además lleva tres piezas con motivos florales con pétalos de distintos colores. Los casquillos, en plata, está burilados. La hoja es de acero inoxidable.
Picar sobre la foto para agrandar

viernes, 12 de noviembre de 2010

cuchillo nº 117


Cabo de piezas pero sin ningún taraceado. Se nota que ha estado a disposición de la intemperie. Está bastante estropeado, sobre todo la hoja, que por cierto es de acero al carbono de 19 cms. Es muy curiosa porque es muy fina desde el peto al filo. Los casquillos son en latón al igual que las arandelas separadoras. Tiene 19 piezas, de plástico negro y blanco. Las tres piezas centrales están separadas por arandelas de aluminio. Por muy sencillo que parezca un cuchilo canario, tiene detrás mucha dedicación artesana para elaborarlo.
Picar sobre la foto para agrandar

domingo, 7 de noviembre de 2010

cuchillo nº 116


Cuando empiezas a dar las últimas pasadas de lija una vez cerrado el cuchillo, te empiezas a dar cuenta ciertamente de lo que acabas de crear, si merece la pena o si realmente el diseño preestablecido fue un error. En este caso me gustó más el resultado final que adquirió este cuchillo que el diseño que hice previamente sobre papel. Las incrustaciones son tal cual el papel, pero sobre el papel no te puedes imaginar detalles como el color del cuerno, el brillo de los metales y el contraste de los mismos. En este caso, he empleado una técnica que hasta ahora no me había atrevido, y me gusta el resultado. La pieza central, de cuerno negro de macho cabrío, está incrustada en aluminio y rematada con latón. Además este diseño es inédito hasta ahora. Es un cabo de puntas, con piezas de carnero rubias y con un bonito beteado. Consta de 9 piezas y tiene trabajadas sol tres de ellas. Los casquillos son en latón, los creía más convenientes para que compaginara con el rubio de las puntas. Está montado sobre una hoja de acero al carbono de 17 cms. Realizado en noviembre de 2010.
Picar sobre la foto para agrandar

martes, 2 de noviembre de 2010

cuchillo nº 115

Otro cabo bastante infrecuente, enteramente en material sintético, plásticos y metacrilatos. Parece que tiene bastantes años, así la hoja lo atestigua, que por cierto es de acero al carbono de unos 20 cms. aproximadamente. Los casquillos son de aluminio, seguramente macizos. Las arandelas metálicas separadoras son en cobre. Tiene 20 piezas de distintos colores: marrón, blanco, celeste y transparente, que deja entrever a simple vista la espiga. Por el colorido este tipo de cuchillos son muy llamativos.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 114

Hasta ahora no había mostrado un cuchillo así, en este estado. Parece antiguo, y tal vez lo sea, pero para mi impresión, me parece más bien un cuchillo a merced de la intemperie, con un estado importante de deterioro fruto de mucho tiempo en contacto con la humedad y sobre todo del sol. Parece un sacrilegio, pero es muy fácil que se salga el cuchillo de la vaina al agacharse. Hay vainas que vienen con un broche para impedirlo, pero cuando se utiliza el cuchillo como herramienta para la que fue creado, es un impedimento el estar abrochando y desabrochando constantemente este broche. Normalmente, los trabajadores de las plataneras suelen utilizar cuchillos de cabos de madera, son más económicos y si se pierden (es muy difícil luego de encontrarlos entre las malas hierbas, hojas secas y rolos en descomposición) no se lamenta tanto como si fuera uno de piezas. Además, ese tipo de hoja, no me parece muy antigua, no se aprecia la firma de la hoja con la cual cotejarla con el artesano, pero ese tipo de garganta, se me asemeja muchísimo a los que hacía el herrero de Sardina, Paco el herrero, D. Francisco García Déniz. Es un cuchillo de puntas formado por 13 piezas, con incrustaciones en al parecer aluminio y casquillos en latón. Las piezas delgadas son de cuerno negro, y las piezas de las puntas parece ser cuerno de vaca negro, que con el sol y el agua, se ha descompuesto y bizcochado.
Picar sobre la foto para agrandar

martes, 26 de octubre de 2010

cuchillo nº 113

Un precioso cuchillo de puntas fabricado en el año 1976 por un prestigioso artesano cuchillero, D. Cristobal García Ossorio, del que he hablado en entradas anteriores, y que ejercía perfectamente la profesión de herrero. Según su dueño, Juan Pedro Guerra, amigo y vecino mio, le costó un poco más caro porque el artesano decía que tenía que utilizar más material(refiriéndose al cuerno) que en otros cuchillos en los que empleaba el mismo tiempo en terminarlo. Este señor, el propietario adquirió de la vez en el año 1976 tres cuchillos de este mismo artesano, y el precio oscilaba en torno a 1000 pesetas por día de trabajo. Uno de los mostrados anteriormente le costó 4000 ptas. por 4 días que le llevó realizarlo desde la hoja hasta la perilla. En este caso, creo recordar que lo realizó en torno a 2 días, pero le costó algo más de 2000 ptas. Desde esa fecha lleva este cuchillo sin ser utilizado para otro menester que el de ser objeto de colección. Tiene 9 piezas, dos grandes(las puntas) y la central de cuerno negro más 6 finas de color blanco de, al parecer hueso. Solo tiene embutida la pieza central con dibujos romboidales perfectamente alineados como si fueran hechos con tiralíneas, tal y como describía el trabajo de su padre Juan Eugenio García del Pino en su libro: Juan, Cristobal, Pepe y Camilo, herreros; que lo pueden ver cliqueando al margen del blog en la categoría de publicaciones. La hoja, del mismo artesano, es de acero al carbono de 19 cms. sin un solo uso desde hace 34 años, perfecta desde que salió de las manos del artesano, una joya.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 112

Cada artesano tiene su forma peculiar de darle el ahusado a sus empuñaduras. Juan Manuel Jiménez, ha utilizado un estilo más bien alargado del cabo, en consonancia con lo pedido por el propietario, que prefirió un mango menos ahusado para ser utilizado con la mano más cerrada. Si el cabo está más ahusado, llena más la mano con lo cual se ase con la mano más abierta(personalmente y puesto que he trabajado con esta herramienta antes de ejercer mi actual profesión, los prefiero más ahusados, porque así puedo hacer más palanca con el cuchillo y con lo cual puede ejercer más fuerza para cortar un rolo por ejemplo). Casquillos en acero inoxidables, macizos; las incrustaciones en aluminio y empleando como materias primas: panel fenólico para las piezas negras, cuerno rubio de ganado ovino, las piezas blancas son de metacrilato blanco. Ha sido confeccionado en octubre de 2010, y utilizando una hoja de 19 cms. fabricada por los herreros de Barrial.
Picar sobre la foto para agrandar

viernes, 22 de octubre de 2010

cuchillo nº 111

Cada cabo de cuchillo canario es un mundo en sí, cada uno es una pieza única, ya lo he comentado en varias ocasiones y no me cansaré de repetirlo porque aparte de su singularidad en sus características, tiene la grandeza de ser únicos, puesto que son artesanos, no son fruto de series industriales hechas a máquina. Éste, claramente es muy diferente a otros por la conjugación de los diseños de las incrustaciones. No existe una norma que diga cómo deben ser las incrustaciones, aquí prima la creatividad del artesano. El presente cabo, está elaborado sobre cuerno rubio principalmente, con algunas piezas un poco más oscuras, con betas más oscuras. Las incrustaciones son en latón, el mismo metal utilizado para hacer los casquillos. Tiene 17 piezas, y todas ellas tienen embutidos en metal, está a medio camino entre cuchillo de costa y cuchillo de cumbre.
Picar sobre la foto para agrandar.

jueves, 21 de octubre de 2010

cuchillo nº 110

El presente cuchillo es también propiedad del amigo Juan Pedro Guerra, nombrado en entradas anteriores que me ha ofrecido su colección para mostrarsela al resto del mundo. Este ejemplar lo adquirió a un artesano del municipio de Gáldar en la primera feria de artesanía celebrada en él, allá por el año 2000 aproximadamente. Por el estilo del trabajo que realizó el artesano, yo diría que es obra del artesano galdense tristemente desaparecido, D. Luis Norberto Marrero Bolaños. La mayoría de los artesano tienen su estilo, y los cuchilleros no van a ser menos. En este caso Norbertito tenía un estilo muy refinado. El cuchillo consta de 23 piezas, utilizando para ello cuerno negro y rubio. El cuerno negro, al observarlo detenidamente parece que proviene de ganado caprino algunas piezas como las más delgadas, y de ganado bovino las piezas más gruesas(obsérvese el beteado de las piezas que portan las incrustaciones de triángulos blancos opuestos, que se asemejan a relojes de arena). Tanto los casquillos, que están muy bien burilados, como las incrustaciones son de alpaca. En los extremos presentan dos ajedrezados pequeños muy decorativos. La pieza central es muy peculiar. Por lo normal, las piezas con incrustaciones florales se suelen realizar sobre piezas negras, para que se aprecien mejor los embutidos. En este caso, el artesano ha sabido plasmar muy bien flores con pétalos rojos y verdes sobre un aureola negra, con tallos y hojas que las enlazan. La hoja empleada es de acero al carbono de 19 cms.
Picar sobre la foto para agrandar

lunes, 18 de octubre de 2010

cuchillo nº 109

Esto es practicamente un machete, en tamaño y peso. Es cuchillo canario antiguo, de no menos de 60 años, con tipicidad de cuchillo canario de costa. Pero la peculiaridad más típica de este cuchillo son sus dimensiones, con un largo aproximado de 35 cms. (la hoja, de acero al carbono, es enorme, típica de los cuchillos piteros, llamados así porque eran utilizados por los pastores para cortar y picar las pitas a los animales, para ello debían ser largos y potentes para trabajar con este tipo de plantas) y un peso considerado por la cantidad de material utilizado, sobre todo del acero(este cuchillo tiene un botón, colchón o escorchón, como se quiera decir de un diámetro de 15mm. aproximadamente, el más ancho que he visto hasta ahora, y la perilla es también muy gruesa. La espiga tiene por lo menos 5mm o más de lado). Los casquillos y las incrustaciones son en latón, los primeros, con multitud de marcas, muy bonitos. Está formado por 19 piezas de cuerno negro y marrón oscuro y entre ellas 4 de hueso para encontrar el color blanco-crema. Las piezas incrustadas son 3, siendo la del centro la que presenta incrustaciones de material blanco y puntos de color rojo. Las otras dos piezas, tienen cruces y puntos en miniatura. El propietario es D. Antonio Mendoza G. vecino de Gáldar, heredado de su padre, que también fue un gran amante de estos elementos. Actualmente lo utiliza su mujer en la cocina, por eso tiene el cabo un poco deslucido del uso con grasas y aceites.
Picar sobre la foto para agrandar

sábado, 16 de octubre de 2010

cuchillo nº 108

Un cabo con el mismo diseño que el mostrado en la entrada anterior, la nº 107. Si nos fijamos bien, el único cambio que podemos apreciar en la utilización enteramente en este cuchillo de cuerno animal, negro y rubio. Pero todo el resto del cabo es exactamente idéntico, el mismo número de piezas, incrustaciones idénticas, salvo la pieza central que es donde único cambia. Este cuchillo para mí también es precioso, perfecto, pero las tonalidades del otro cuchillo le dan mayor luminosidad. Juzguen ustedes mismos, pues, nunca mejor dicho, "para gusto están los colores".También es del mismo artesano.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 107

Un cuchillo de cabo de costa con colores. Cuando muestro alguno de mis cuchillos, mucha gente se muestra reacia a valorarlo positivamente por el simple y mero hecho de llevar piezas de colores. Muchos argumentan "que no es el verdadero", y yo les pregunto"¿hay algún modelo catalogado como el verdadero, modelo del que todos deban tomar de referencia? Bajo mi humilde y personal opinión, es NO. Que sucede, en los comienzos, en los orígenes de nuestro apreciado cuchillo canario o naife como otros lo denominan, según los estudiosos allá por el siglo XVIII, aquí en Canarias no existía el plástico u otro material lo suficientemente duro, resistente y que mantuviera el color. Creo, y no soy estudioso ni especialista en el tema, que el primer artesano en utilizar colores en sus cabos fue D. José Batista y González, el creador del cuchillo canario con motivos florales y ajedrezados o cuchillo de Guía. Estamos hablando de finales del siglo XIX, tal y como relata Alejandro Moreno y Marrero, un gran estudioso en el tema y que ha publicado la mayoría de los libros escritos hasta la actualidad, siempre bajo un riguroso rigor científico. La prueba está en uno de sus cuchillos propios elaborado por este orfebre, que no era cuchillero, sino platero que se adentró en el mundo de la cuchilleria. Realmente era un cabero, puesto que realizaba cabos. El cuchillero es el que elabora cuchillos en su totalidad. Este cabo que les presento es obra de otro de los grandes cuchilleros canarios, D. Rafael Torres Ossorio, desaparecido tristemente para nosotros, pero ha dejado un legado muy importante, entre ellos sus cuchillos, pero el mejor legado que nos ha dejado es su hijo Francisco Torres, uno de los mejores cuchilleros en la actualidad, el conocimiento que le transmitió. Bueno está compuesto por 17 piezas, alternando colores marrón oscuro, blanco y negro. También el artesano ha sabido plasmar en este cabo, además de una excelente combinación de colores, una excepcional adecuación de las formas geométricas de las incrustaciones así como el material utilizado para cada uno, como el metal dorado(latón) y el metal blanco(posiblemente alpaca). Los casquillos son en latón. Este fue uno de los primeros cuchillos de costa que vi de esta familia de artesanos, y siempre me gustó este ejemplar.
Picar sobre la foto para agrandar

martes, 12 de octubre de 2010

cuchillo nº 106


Todos los años, allá por año nuevo, durante unos días se celebra en la Plaza de San Telmo, en Las Palmas de Gran Canaria, una feria de artesanía, donde todo aquel artesano censado por el Cabildo Insular de Gran Canaria, puede exhibir y vender directamente sus productos elaborados de forma artesanal. Tal es el caso de unos de los mejores cuchilleros que hay en la actualidad, para mí el mejor, puesto que conserva las técnicas antiguas en la confección de cuchillos, y es Francisco Torres, de Santa Mª de Guía. Aquí, tras charlar un ratito con él, no puso problemas para que fotografiara sus cuchillos. Aquí uno de gama alta, por así decirlo, casquillos y arandelas separadoras en plata, utilizando como materias primas, cuerno negro y marfil. Consta de 23 piezas, alternando el negro con el blanco, y con tres piezas negras decoradas con motivos florales, siendo la central la que presenta las flores más llamativas con pétalos blancos y verdes y todos con adornos como puntos, líneas curvas y rombos blancos incrustados en líneas perpendiculares. Tiene nada más y nada menos que 8 ajedrezados en miniatura, muy bonitos y logrados. La hoja sobre la que se monta este cuchillo es de acero al carbono de 19 cms.
Picar sobre la foto para agrandar

domingo, 10 de octubre de 2010

cuchillo nº 105

D. José García Moreno, es un señor que luce en su cintura con orgullo este cuchillo, con casi una centuria, heredado de su padre. No lo usa para ningún menester, sino simplemente como complemento de su vestimenta, como orgullo de identidad, como satisfacción en sí misma. Los casquillos son en metal dorado, seguramente latón o bronce. Es un cuchillo que se nota antiguo, solo es necesario apreciar el desgaste de las piezas con el uso. La mayoría de ellas, han perdido todas sus incrustaciones metálicas, se puede apreciar claramente al agrandar la foto. Dichas incrustaciones son en el mismo material que los casquillos. Es un cabo con tipología típica de cuchillo de cumbre, por la multitud de embutidos que presentan las piezas que son en cuerno de ganado menor. El propietario me comentó que se le había cambiado la hoja un par de veces. Se puede apreciar claramente que a este cabo le falta una de las arandelas de cuerno, seguramente una pieza que se partió en alguna caída, y que uno de los herreros que le cambió la hoja no sustituyó. Esta hipótesis me parece mas coherente que la del hecho de que el artesano que lo fabricara se olvidara de poner esta pieza. Si se fijan en las tres primeras piezas empezando por los casquillos hacia la pieza central, tenemos que en el lado de la perilla(cierre metálico situado en la parte de atrás del cabo) encontramos pieza de cuerno rubio oscuro-arandela blanquecina de cuerno o hueso-pieza de cuerno rubio oscuro, y en el lado de el casquillo del colchón encontramos arandela blanquecina de cuerno o hueso-pieza de cuerno rubio oscuro. Este cuchillo constaba de 25 piezas de cuerno rubio oscuro, negro y blanquecino. De ellas, se denota que cinco de ellas tenían decoraciones oblicuas en cada pieza, de metal dorado en las cuatro de los extremos y seguramente de metal blanco en la central. Esto último es una suposición puesto que no conserva ninguna de ellas, pero fijándonos en las arandelas separadoras de esta pieza de las demás, vemos que es la única con arandelas separadoras de metal blanco, y en la mayoría de los casos las arandelas separadoras coinciden con el material de las incrustaciones. La hoja es de acero al carbono, que tuvo una longitud, que ya no conserva por el desgaste al afilarla, de 19 o 20 cms.
Picar sobre la foto para agrandar

sábado, 9 de octubre de 2010

cuchillo nº 104

Otro tipo de cuchillo canario con mango o cabo elaborado enteramente en madera. A diferencia de los mostrados con anterioridad, este solo posee el casquillo anterior, a modo de virola, que se apoya en el colchón, botón o escorchón. Este es de latón. El cabo es de madera rojiza, seguramanete procedente de palo de morera. El artesano, calienta al rojo la espiga del cuchillo, insertándola posteriormente en el trozo de madera. Mantiene la forma ahusada de los cuchillos canarios, con la diferencia de la ausencia del casquillo posterior y la perilla, para cerrar el cabo. En este caso, el cierre se hace sobre la propia madera previo paso de insertar una lámina del mismo metal que el casquillo para que la espiga apriete el cabo sobre una superficie sólida. El artesano de este cuchillo, fue uno de los grandes herreros que ha dado la zona norte de la isla, y es D. Camilo García Ossorio(1914-1977), natural de Santa Mª de Guía. Es perteneciente a una saga de herreros, entre ellos ilustres cuchilleros, como su hermano D. Cristobal García Ossorio. El propietario, Juan Pedro Guerra, del que he mostrado y mostraré alguno de sus cuchillos, lo adquirió personalmente en su herrería, a mediados de los 70´s. Desde que lo entregó el artesano a su dueño, el cuchillo ha estado intacto, sin un solo uso.
Picar sobre la foto para agrandar

miércoles, 6 de octubre de 2010

cuchillo nº 103

El reciclaje siempre es una buena opción, se aproveche lo que se aproveche. En la presenta imagen les muestro un ejemplo cultivado por Juan Manuel Jiménez Montesdeoca. Cogiendo un cuchillo con cabo de madera o palo deteriorado, el artesano ha hecho un cuchillo canario con cabo de costa. Casquillos de latón, incrustaciones de aluminio y piezas de cuerno de varios colores y piezas de colores. Alterna cuerno negro de macho con cuerno rubio de carnero. Tiene 11 piezas, con un total de 5 con embutidos con formas geométricas, líneas rectas, cruces, X...La hoja es de acero al carbono de 19 cms. que ya tenía su rodaje en la vida. . Fabricado en el verano de 2010.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 102

Que satisfacción me produce el ver a uno de nuestros mayores con su vaina ataviada a la cintura y enfundado en la misma nuestro maravilloso cuchillo canario. Cada vez, debido a las normativas vigentes, es más difícil verlos, y el que lo lleva lo esconde bajo sus ropajes. En este caso, si lo aprecié, y D. Antonio Mendoza M. no dudó en mostrármelo. Es un cuchillo de uso, con hoja de acero negro de 19 cms. que ya le va haciendo falta un cambio. Su dueño, no me comentó que lo compró en Santa María de Guía, hará unos 30 o 40 años. No me supo concretar el nombre del artesano. El cabo está catalogado dentro de la categoría de cabo de puntas, no hay más que echarle un vistazo a la las dos piezas grandes de los extremos. Se podría confundir , por los motivos florales de la pieza central, con un cuchillo de flores, pero para pertenecer a este grupo, debe tener una de las características esenciales de este tipo de cabos, además, claro está de motivos florales, debe incluir ajedrezados o dameros. Bueno, está compuesto, desde los casquillos de aluminio hacia la pieza central por piezas de: cuerno rubio oscuro,cuerno negro, una de las puntas de cuerno de vaca o toro(notase el beteado típico de este tipo de astas), cuerno negro, luego una pieza de color claro, que bien podría ser marfil, cuerno rubio oscuro y la pieza central, la única que tiene trabajada. En este caso es de cuerno rubio oscuro y tiene flores multipétalos, con puntos de colores decorativos. No se aprecia que estas flores tengan tallos. Las arandelas separadoras del cabo son de aluminio.
Picar sobre la foto para agrandar

sábado, 2 de octubre de 2010

cuchillo nº 101

Para estrenar la centena, que mejor que uno de esos cuchillos muy difíciles de repetir, aunque no me pararé de reiterar que se pueden parecer enormemente dos cuchillos canarios, pero al ser artesanía pura y dura, son irrepetibles. En este caso, es un cuchillo digno de mostrarlo en cualquier vitrina, porque es una auténtica maravilla. Se ve que es antiguo, pero no sabría asegurar a que época pertenece, posiblemente a la primera mitad del siglo XX. Está tipológicamente clasificado como cabo de puntas, puesto que está formado principalmente por dos piezas grandes (puntas de astas) a ambos lados de la pieza central. Está formado por 15 piezas de cuerno de diversos animales. Empezando por los casquillos hacia la pieza central encontramos la primera arandela de cuerno negro, seguramente de ganado caprino, luego le sigue una pieza de cuerno rubio, de ganado ovino. La pieza que le sigue es una de las puntas, y es de cuerno de ganado vacuno. Las siguientes piezas son una fina de cuerno negro, otra más gruesa de cuerno rubio y nuevamente una delgada de cuerno negro, para llegar a la primera pieza con incrustaciones, que escoltan y decoran la pieza central, una pieza de cuerno negro con incrustaciones en X con dos líneas paralelas, muy bonitas y atractivas a la vista. Aparentemente estas incrustaciones metálicas y las arandelas separadoras son de metal dorado, posiblemente latón o bronce , pero a mi juicio lo irrepetible y más característico de este cuchillo son los casquillos. El material utilizado para su fabricación es difícil de averiguar, al menos para mí, es de metal blanco con una tonalidad amarillenta, tal vez plata o alpaca. El burilado es el más impresionante que he tenido posibilidad de apreciar, es una auténtica obra de orfebrería. El propietario es Juan Pedro G. vecino de Gáldar.
Picar sobre la foto para agrandar

domingo, 26 de septiembre de 2010

cuchillo nº 100

Ya llevamos 100 ejemplares mostrados, y aún quedan muchísimos más que mostrar. En esta ocasión es el primer cuchillo canario tipológicamente clasificado como de flores, que elabora mi gran amigo Juan Manuel, y que ha regalado a su primo de sangre. Es un cuchillo con un cabo que me llena la mano. No se va a usar, pero sería ideal para el trabajo por esta característica anteriormente citada. La hoja, es de acero inoxidable de 17 cms. de la factoría de Barrial, con un brillo impresionante. En la foto no se aprecia, ya que está sacada con el teléfono móvil, pero el cabo está perfectamente pulido. Tiene dos casquillos de latón macizos, y las piezas utilizadas son de cuerno de carnero(rubio), cuerno de macho(negro) y metacrilato(blanco), con un total de 17 piezas. Compuesto por dos ajedrezados a ambos lados de las puntas y una pieza central con cuatro flores con tres pétalos rojos y amarillos. Estas flores, son en el mismo material que los casquillos, aunque las incrustaciones de las otras piezas sean en material blanco(aluminio). El resultado final es muy satisfactorio, puesto que el aluminio realza el resplandor del blanco de las piezas que apoyan en la pieza central y los ajedrezados, y el dorado compagina muy bien con el rubio del cuerno y los casquillos. Fue elaborado en el verano de 2010.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 99

Mi padre, carpintero de profesión desde que tenía "calzones chicos", nunca tuvo un cuchillo canario. No es que no le fuera necesario, puesto que una de sus aficiones siempre ha sido criar animales, afición que yo he heredado. Siempre tuvo, tiene y tendrá pájaros, su principal afición, pero tuvo cabras, conejos, palomas entre otros, y para los dos primeros siempre necesitaba salir a buscar rolos y alfalfa, para lo que necesitaba un buen cuchillo canario. No hace muchos años, unos 8 o 9 años, le regalé este ejemplar manufacturado por la industria cuchillil de los Hermanos García Medina, con una hoja de acero al carbono de 17 cms. Los casquillos y las incrustaciones son en material dorado (latón). Las piezas de cuerno utilizadas van desde el rubio claro, pasando por el rubio oscuro hasta el negro. La decoración es característica de estos hermanos en los cuchillos de costa, piezas rubios y negras incrustadas en latón adornadas con puntos blancos. Tiene un total de 17 piezas, de las cuales tiene embutidas 5 de ellas. Es propiedad de D. Juan Sosa R.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 98

Siempre hay ganas de hacer un cuchillo, pero el momento más bonito de todo el proceso es cuando le das las primeras bandas de lija después de armar el cabo con las piezas embutidas, ahí se ve ya la esencia del cabo. Y este cabo me produjo una gran satisfacción, puesto que nunca había hecho uno así. Me refiero a intercalar arandelas en metal blanco con arandelas en metal amarillo. Bueno, y al pulirlo, el resultado aún es mayor. Con casquillos en latón, este cabo además tiene seis arandelas del mismo metal, cuatro muy finas y dos más gruesas. Está elaborado enteramente en cuerno negro extraído de macho cabrío. Lleva un total de 15 piezas, de las cuales siete de ellas tienen incrustaciones en aluminio. Dos de esas piezas, tienen puntos en blanco intercalados con puntos en latón. La hoja sobre la que está montado este cabo es de acero al carbono de 17 cms. Elaborado en septiembre de 2010.
Picar sobre la foto para agrandar

viernes, 24 de septiembre de 2010

cuchillo nº 97

Mucho tiempo llevo conversando de multitud de temas con mi vecino Juan Pedro. Pero nunca me imaginé, hasta hoy, que esa persona fuera uno de los mejores coleccionistas de monedas de esta isla. Además ostenta una pequeña colección de cuchillos canarios, aunque a él no le gusta llamarla colección, ya que son 6 ejemplares. Tras verlos y fotografiarlos tuve que darle mi opinión al respecto y expresarle que era una gran colección, no en nº, sino en calidad. Este primer ejemplar que muestro, ha sido elaborado por nada más y nada menos que por D.Cristobal García Ossorio, uno de los mejores cuchilleros de este tipo de cuchillos, y digo cuchillero porque los confeccionaba artesanalmente desde la punta de la hoja a la perilla. Tiene una longitud de hoja de 19 cms. aproximadamente, de acero al carbono(seguramente procedente de acero de raíl de vagoneta) y tiene una forma característica, distinta a la del resto de cuchilleros. El peto es más grueso de lo normal, lo que le da mayor fuerza a la hoja, y el filo es mucho más curvado hacia arriba de lo normal. Es una hoja preciosa, me encantan sus formas. El cabo, no es menos precioso. Tiene unos casquillos en alpaca con unos burilados muy trabajados. La primera pieza es de cuerno negro. Le sigue la primera pieza con embutidos romboidales con puntos de color blanco en el centro. Un ajedrezado en miniatura es la próxima pieza, de una calidad impresionante, todos los cuadrados semejantes y perfectamente alternados. Encontramos a continuación la primera pieza embutida con motivos florales. También en cuerno negro, algo más gruesa que las anteriores, con flores en aluminio, con tres pétalos de colores. Cada una de estas flores está encerrada en una celda acompañada de dos puntos blancos. Como es normal en este tipo de cuchillos, las piezas florales suelen estar custodiadas a ambos lados por ajedrezados, y este no va a ser menos, así encontramos la siguiente pieza. La próxima es también en cuerno negro, como todas las piezas del cuchillo, es similar a la primera pieza, pero en vez de motivos romboidales, con triangulares. Pieza ajedrezal en miniatura y por último la gran pieza central, el eje visual del cuchillo. Motivos florales, multitud de flores contiguas similares a las anteriores, pero decoradas además con hojas en aluminio también buriladas(fíjese al ampliar la foto en el grabado de estas hojas). Este cuchillo tiene incluso la perilla burilada. El artesano solo fabricaba este tipo de cuchillos por encargo, y fue fabricado en el año 1976.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 96

Después de un largo tiempo sin trabajar en mis cuchillos, me salió otros de los tantos compromisos que he tenido. En este caso, un cuchillo rápido de terminar. Con una hoja de 19 cms. de acero al carbono, puesto que va a ser un cuchillo de pastor, que se le va a dar mucho uso para picarle la comida a las cabras. Los casquillos son de latón y tiene un total de 7 piezas, de las cuales tiene cinco de ellas con embutidos. Las piezas de cuerno de macho cabrío, las de color negro, tienen incrustaciones en aluminio. Las piezas en blanco, de material sintético, tienen incrustaciones en material negro. El propietario es D. José Rodríguez de Sta. Mª de Guía.
Picar sobre la foto para agrandar

miércoles, 15 de septiembre de 2010

cuchillo nº 95

Vaya sorpresa me llevé al ver llegar, durante la romería ofrenda de la Concepción en el municipio norteño de Agaete, esta carreta con semejante elemento insigne de nuestra rica cultura canaria. Un "peazo" cuchillo canario, que podría tener unos dos metros y medio de largo. Una preciosa escultura para presidir una de las carretas típicas que forman el comboy de las romerías.
Picar sobre la foto para agrandar

jueves, 9 de septiembre de 2010

cuchillo nº 94


¿Quién no ha oído hablar del tristemente desaparecido cuchillero guiense D. Rafael Torres Osorio?. Descendiente de artesanos herreros y ascendente de uno de los mejores cuchilleros que actualmente fabrican estas maravillas de nuestra cultura canaria, D. Francisco Torres, naturales de Sta. María de Guía. Este es uno de sus cuchillos, que pueden apreciar en la colección de objetos etnográficos que ha recopilado la
La Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria (FEDAC) en su página web, www.fedac.org
Un cuchillo con mucho trabajo, y además, un trabajo muy bien hecho. Es claramente un cuchillo típico de flores con nada más y nada menos que ocho ajedrezados en miniatura con una característica peculiar, los cuadritos blancos están a su vez incrustados con láminas negras, algo que no había visto empleado por otros cuchilleros. El cabo está distribuido en tres piezas principales la central, empleando para ello cuerno negro, y dos de color marrón en los extremos, que coinciden con las tres piezas más gruesas. para estas dos últimas piezas, el artesano ha utilizado un material sintético, ya que claramente no es cuerno. Estas piezas están custodiadas por ambos lados por los miniajedrezados y separadas estas tres combinaciones por piezas de color crema, que juraría que es marfil. Las flores de la pieza central está formada por cuatro pétalos y cuatro puntos blancos alrededor de otro central y separadas unas de otras por rombos de este mismo color atravesados por líneas perpendiculares negras. Esto se repite en las piezas marrones, pero las flores se diferencian en el tamaño(estas más pequeñas), en color(estas con pétalos verdes y blancos) y en forma(esta con pétalos circulares pequeños y pegados, con forma de magarza. Los casquillos y las arandelas metálicas separadoras son de alpaca. La hoja es de acero inoxidable. Un cuchillo precioso.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 93

Esta vez, el artesano y amigo Juan Manuel, nos muestra su última creación. Un cuchillo con incrustaciones en latón, algo a lo que no nos tenía acostumbrados. Ha utilizado un amplio abanico de materiales para conformar las arandelas. Desde los casquillos, que por cierto son de un pulido latón, nos encontramos con una arandelas fina de cuerno negro, procedente de cabra. Anexada a ella, una más gruesita de cuerno rubio, claramente característico de carnero. Una pieza delgada con incrustaciones transversales y contiguamente otra pieza rubia, algo más gruesa que la anterior. La siguiente pieza que nos encontramos, es otra negra, de cuerno por supuesto, con incrustaciones en forma de flecha apuntando hacia ambos extremos del cabo. Las piezas que vienen ahora, le dan el toque de color al centro del cabo, celeste, rojo y blanco, utilizando para ello plástico y metacrilato. La pieza central, la más gruesa de todas, igualmente que las anteriores incrustadas es de cuerno caprino. n este lugar, la técnica utilizada por el artesano es de dos X contiguas enmarcadas en líneas verticales. La hoja utilizada es de acero al carbono de 17 cms. de longitud. En total lleva 19 piezas. fabricado en el verano de 2010.
Picar sobre la foto para agrandar

viernes, 27 de agosto de 2010

cuchillo nº92

Un cuchillo muy bien cuidado. Es algo distinto a lo que estamos habituados a ver, puesto que las incrustaciones no son en los metales comúnmente utilizados, sino en material sintético. Con un total de 15 piezas de cuernos de dos tonalidades, negro y rubio, conforma un cabo muy atractivo. Las piezas trabajadas tienen incrustaciones en un material color crema, haciendo dibujos sencillos en los extremos y algo más complicado en la pieza central. Los casquillos están confeccionados en aluminio a través del proceso de fundición en la fragua y posterior moldeado en moldes de madera. Está montado en una hoja de acero al carbono. Su propietario es Juan M. Jiménez, natural de sardina de Gáldar.
Picar sobre la foto para agrandar

lunes, 23 de agosto de 2010

cuchillo nº91

Don Juan Melián, natural de Gáldar, es un señor con mucha experiencia en la vida en materia cuchillil, ya que ha usado, usa y le quedan muchos años para seguir usando cuchillos canarios. Es un señor muy amable y servicial, que no ha puesto ninguna pega para fotografiar su cuchillo, al contrario, me ha ofrecido su maravilloso cuchillo para que tuviera el tiempo que yo precisara. Pero con una simple y escueta sesión fotográfica en su presencia es suficiente. Actualmente cuenta únicamente con este cuchillo, adquirido en un bazar del municipio de Santa María de Guía. Lo adquirió hará unos 4 o 5 años por un valor aproximado de 480 euros, y este cuchillo los vale. Para empezar, está montado en una hoja de acero inoxidable perfectamente pulida de 17 cms de largo, manufacturado por la herrería de Barrial de Gáldar. El cabo, precioso, está confeccionado en hueso animal y cuerno rubio oscuro procedente de ganado caprino con 19 piezas en total. Empezando por los casquillos, que por cierto son de plata y burilados(los casquillos de seguro son de este metal, no así puedo asegurarlo con las láminas utilizadas para la separación de las piezas y las incrustaciones) nos encontramos con una pieza de cuerno negro y delgada que delimita las piezas trabajadas de los casquillos, seguidamente nos encontramos con una pieza de ajedrezado simple, piezas oscuras intercaladas simétricamente con piezas oscuras . La pieza que le sigue, es blanca con incrustaciones cruzadas formando X consecutivas, con puntos de colores rojo y amarillo bordeados en el mismo metal. La pieza consecutiva es un ajedrezado común de dos filas. La pieza que le sigue, es similar a la central, formando el cabo en tres piezas gruesas de igual dimensión y dibujo(flores de 6 pétalos rojos con centro y dos hojas verdes separadas por dos triángulos equiláteros opuestos con dos puntos rojos en sus centros). La pieza contigua, es otra repetición de la tercera pieza, blanca incrustada con puntos de colores. A continuación otro ajedrezado común y por último la pieza central. Es un cabo, algo grande para la hoja que lleva, pero es precioso y con una disposición típica de cuchillos de flores.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº90

El cuchillo que más importancia tiene para mí. No es un cuchillo con muchas filigranas, ni es un cuchillo con muchos años de antigüedad, pero es el cuchillo que perteneció a una persona muy importante e influyente en mi vida, MI ABUELO, D. Juan Sosa García tristemente desaparecido hace ya algunos años. En la actualidad es mi padre(que lleva el mismo nombre que su progenitor y que yo también comparto) el que lo posee como herencia de su padre y lo guarda con orgullo, y que deseo como nunca he deseado ningún objeto en mi vida y que espero que algún día forme parte de mi pequeña colección. Es un cuchillo que no sabemos la edad que puede tener, pero si sabemos que no es excesivamente antiguo. Es un cuchillo con cabo de puntas, con una sola pieza incrustada en la parte central del cabo. Está construido con dos piezas grandes(las puntas) de cuerno oscuro, posiblemente de vaca(las puntas de las astas de vaca o toro) que le dan ese aspecto beteado, muy similar a la madera. La pieza central es de cuerno negro con incrustaciones en aluminio, al igual que las arandelas separadoras. esta pieza central está decorada con piezas de plástico amarillas y rojas, que le dan un aspecto muy atractivo y llamativo a este cuchillo. Los casquillos son también en aluminio. La hoja en la que está montada, no es la original, ya que mi padre se la cambió hace unos cuantos años porque la anterior estaba muy gastada del uso. Es de acero al carbono de 19 cms, elaborada y montada en este cabo por D. Francisco García Déniz, el herrero que estaba en la entrada del barrio del Faro de Sardina del Norte, ese herrero que trabajaba incansable mientras yo me ponía a observarlo cuando salía todos los días del colegio, de camino a mi casa. Es el mejor cuchillo que yo podría poseer.
Picar sobre la foto para agrandar

sábado, 14 de agosto de 2010

cuchillo nº89

Típico cuchillo de costa, piezas de cuerno negro de cabra o macho, en las cuales se han embutidos finas láminas de metal, intercaladas con piezas de cuerno rubio procedente de carnero que dan como resultado final un precioso mosaico de forma cilíndrica ahusada. Juan M. es el padre de este cuchillo, utilizando para su confección casquillos de latón, 7 piezas de cuerno negro embutidas en aluminio(la pieza central es una característica clara de este cuchillero, pues es muy usual ver estas incrustaciones en sus cuchillos) y 6 piezas de cuerno rubio que a trasluz deja ver la espiga. Fabricado a principios de 2010, en Sardina de Gáldar. Está montado en una hoja de acero al carbono de 19 cms.
Picar sobre la foto para agrandar