COLECCIÓN VIRTUAL DE CUCHILLOS CANARIOS

Mi nombre es José Juan y elaboro cuchillos canarios de forma tradicional empleando las técnicas que desde tiempos pretéritos se han utilizado para confeccionar esta variedad cuchillil. Me he decidido a realizar este blog como punto de partida para que todos los amantes del CUCHILLO CANARIO puedan apreciar y valorar la belleza y la perfección de los acabados orfebres de los cabos, en la mayor colección de fotos de estos objetos. Aquí encontrarás cuchillos de varios artesanos además de los elaborados por mí.

Buscar este blog

martes, 30 de noviembre de 2010

cuchillo nº 123

Un cabo claramente de costa, muy bonito a pesar de su sencillez. Esas tonalidades que solo le da el cuerno al cabo de nuestros cuchillos es inimitable, y si además lleva algunos años dándole mano, es decir, que lleva años pasando por la palma de la mano de su dueño en las tareas agrícolas o ganaderas, pues mucho mejor tono y pulido especial adquieren. Con el uso se van desgastando, piensen que las manos de nuestros agricultores y ganaderos son manos fuertes y duras producto del trabajo diario con estas extremidades. El roce continuo hace que las manos se refuercen creando callosidades y durezas para prevenir lesiones. Es un cabo de 18 piezas totales con 7 de ellas trabajadas. El cuerno empleado es rubio oscuro. Las incrustaciones y los casquillos son en latón y la pieza central tiene además incrustaciones en forma de pirámides enfrentadas por sus vértices en un material blanquecino, que bien podría ser marfil o hueso animal. El propietario es Iván Glez. de San Mateo.
Picar sobre la foto para agrandar

domingo, 28 de noviembre de 2010

cuchillo nº 122


Este es el ejemplar que me faltaba que subir al blog de la colección particular del amigo Juan Pedro. Es un cuchillo que es difícil catalogarlo. Tiene apariencia como cuchillo de flores, pero le faltan los ajedrezados y las flores no aparecen como tal. Por ello se podría decir que es una fusión entre cabo de costa y de flores. Es un cuchillo precioso y además está elaborado enteramente por el tristemente desaparecido cuchillero Cristobal García Ossorio, uno de los mejores de la historia de estos elementos autóctonos. Fue elaborado en 1976. los casquillos son en metal blanco, probablemente níquel sacado de los duros de franco(y no lo pongo con mayúsculas porque no se lo merece). Las incrustaciones son todas también en metal blanco, aunque aquí creo que el material es distinto, se me asemeja más al aluminio. Tiene 23 piezas, alternando cuerno negro con material blanco(hueso diría yo). Ha trabajado el artesano 5 de ellas con dibujos simétricos sobre puntos de colores. Los casquillos y la perilla perfectamente burilados, todo un trabajo de maestro. La hoja es de acero al carbono de 19 cms.
Picar sobre la foto para agrandar

sábado, 27 de noviembre de 2010

cuchillo nº 121

Es muy reconfortante tener contacto con personas amantes de nuestra artesanía y si además es un gran conocedor y coleccionista de cuchillos canarios, mejor que mejor. Esto es lo que me ha pasado estos días. He conocido a Iván Glez., un férreo defensor de LO NUESTRO, una persona que tiene como lema principal sobre este tema, que los cuchillos hay que lucirlos en la cintura. Es el propietario de este cuchillo(y de otros siete más que iré mostrándolos más adelante) y ha querido compartir con todos nosotros más ejemplares de cuchillos para que apreciemos su diversidad estilística y su belleza. Este cuchillo es de los caros, de los que no se ven tan a menudo. Es un ejemplar adquirido en el taller de Paco Torres y está elaborado enteramente en plata. Las puntas son de marfil,con un tono crema precioso. El resto, es de cuerno negro. Es un cuchillo de flores con 4 ajedrezados en miniatura, dos ajedrezados triples y dos ajedrezados grandes taraceados. La pieza central está decorada con tréboles bicolores. El propietario una vez adquirido este ejemplar tuvo la idea de grabar sus iniciales sobre unas pintaderas en los casquillos, con lo que se dirigió a un joyero para que realizara este trabajo. La hoja es de acero al carbono de 19 cms.
Picar sobre la foto para agrandar

viernes, 19 de noviembre de 2010

cuchillo canario nº 120

Este es un ejemplar de uso, es decir, que su dueño lo lleva colgado en su cintura a diario. Lo utiliza para picarle la ración a sus animales, para picar hojas, rolos o hijos de plataneras, entre otras cosas, se aprecian las manchas de la sabia impregnada en la hoja. Es un cuchillo grande, por encima de los 30 cms. de longitud total. La hoja es de acero al carbono, bastante nueva por cierto, cambiada recientemente en la industria cuchillil de Barrial. Su dueño afirma, que no se lo quita de su cintura ni con ropa "de nuevo"(se refiere a cuando se empercha para realizar gestiones en la capital de la isla o en algún evento en particular, pero que lo lleva escondido bajo sus ropajes holgados. Tiene 13 piezas, intercalando cuerno rubio oscuro con cuerno negro. El artesano(que según referencias del propietario del mismo, era un señor de Barrial, que posiblemente haya sido otro gran cuchillero, D.Aquilino Auyanet) ha empleado incrustaciones de metal blanco( alpaca) en las piezas negras, concretamente en 5 de ellas. Los casquillos sen de latón sin ningún tipo de marca o burilado.
Picar sobre la foto para agrandar

lunes, 15 de noviembre de 2010

cuchillo nº 119

Con una hoja de acero inoxidable de 11 cms, inmaculadamente pulida, se complementa este cabo para formar un hermoso cuchillo canario. El metal empleado por los artesanos, los Hermanos García Medina, del pago de Gáldar, es el latón, ese metal dorado utilizado tanto en los casquillos, como en las incrustaciones así como en las arandelas separadoras. Siete piezas conforman esta empuñadura, entremezclando cuerno rubio de ganado ovino con cuerno negro de ganado caprino. Hay dos piezas con tonalidades rubias beteadas de negro y un tono grisáceo, preciosas. La pieza central es la única que está taraceada y el resultado final es muy atractivo a la vista. El propietario es Juan Miguel, compañero de trabajo y apasionado de la cultura e identidad canaria, cosa que compartimos aunque en distintos niveles.
Picar sobre la foto para agrandar

domingo, 14 de noviembre de 2010

cuchillo nº 118

A pesar de que la fotografía es pésima, se puede ver claramente que estamos ante uno de esos cuchillos canarios de abolengo, ante una auténtica joya, y el precio que tiene así lo atestigua. Este cuchillo está por encima de los 1300€, y aunque parece, a priori, mucho dinero, hay que leer entre líneas, esto es, ver todo el trabajo minucioso y artesanal que hay detrás. Para confeccionar un cuchillo de estas características se han empleado muchas horas de trabajo, que unido a la utilización de materiales preciosos para su confección dan el resultado del precio final. Para mí, con este dinero no se le está pagando realmente al artesano su trabajo, porque son joyas únicas y exclusivas. Los artesanos creadores de esta maravilla son los hermanos García Medina. Han empleado plata como materia prima para elaborar los casquillos y las arandelas separadoras así como las incrustaciones. Está formado por 31 piezas de cuerno negro, a las que han incrustado piezas de color blanco para formar los ajedrezados. En total tiene 10 ajedrezados, dos grandes con incrustaciones cruzadas blanquinegras, seis ajedrezados en miniatura y dos ajedrezados más que hasta ahora no había visto, son en inclinación con puntos negros en las láminas blancas. Además lleva tres piezas con motivos florales con pétalos de distintos colores. Los casquillos, en plata, está burilados. La hoja es de acero inoxidable.
Picar sobre la foto para agrandar

viernes, 12 de noviembre de 2010

cuchillo nº 117


Cabo de piezas pero sin ningún taraceado. Se nota que ha estado a disposición de la intemperie. Está bastante estropeado, sobre todo la hoja, que por cierto es de acero al carbono de 19 cms. Es muy curiosa porque es muy fina desde el peto al filo. Los casquillos son en latón al igual que las arandelas separadoras. Tiene 19 piezas, de plástico negro y blanco. Las tres piezas centrales están separadas por arandelas de aluminio. Por muy sencillo que parezca un cuchilo canario, tiene detrás mucha dedicación artesana para elaborarlo.
Picar sobre la foto para agrandar

domingo, 7 de noviembre de 2010

cuchillo nº 116


Cuando empiezas a dar las últimas pasadas de lija una vez cerrado el cuchillo, te empiezas a dar cuenta ciertamente de lo que acabas de crear, si merece la pena o si realmente el diseño preestablecido fue un error. En este caso me gustó más el resultado final que adquirió este cuchillo que el diseño que hice previamente sobre papel. Las incrustaciones son tal cual el papel, pero sobre el papel no te puedes imaginar detalles como el color del cuerno, el brillo de los metales y el contraste de los mismos. En este caso, he empleado una técnica que hasta ahora no me había atrevido, y me gusta el resultado. La pieza central, de cuerno negro de macho cabrío, está incrustada en aluminio y rematada con latón. Además este diseño es inédito hasta ahora. Es un cabo de puntas, con piezas de carnero rubias y con un bonito beteado. Consta de 9 piezas y tiene trabajadas sol tres de ellas. Los casquillos son en latón, los creía más convenientes para que compaginara con el rubio de las puntas. Está montado sobre una hoja de acero al carbono de 17 cms. Realizado en noviembre de 2010.
Picar sobre la foto para agrandar

martes, 2 de noviembre de 2010

cuchillo nº 115

Otro cabo bastante infrecuente, enteramente en material sintético, plásticos y metacrilatos. Parece que tiene bastantes años, así la hoja lo atestigua, que por cierto es de acero al carbono de unos 20 cms. aproximadamente. Los casquillos son de aluminio, seguramente macizos. Las arandelas metálicas separadoras son en cobre. Tiene 20 piezas de distintos colores: marrón, blanco, celeste y transparente, que deja entrever a simple vista la espiga. Por el colorido este tipo de cuchillos son muy llamativos.
Picar sobre la foto para agrandar

cuchillo nº 114

Hasta ahora no había mostrado un cuchillo así, en este estado. Parece antiguo, y tal vez lo sea, pero para mi impresión, me parece más bien un cuchillo a merced de la intemperie, con un estado importante de deterioro fruto de mucho tiempo en contacto con la humedad y sobre todo del sol. Parece un sacrilegio, pero es muy fácil que se salga el cuchillo de la vaina al agacharse. Hay vainas que vienen con un broche para impedirlo, pero cuando se utiliza el cuchillo como herramienta para la que fue creado, es un impedimento el estar abrochando y desabrochando constantemente este broche. Normalmente, los trabajadores de las plataneras suelen utilizar cuchillos de cabos de madera, son más económicos y si se pierden (es muy difícil luego de encontrarlos entre las malas hierbas, hojas secas y rolos en descomposición) no se lamenta tanto como si fuera uno de piezas. Además, ese tipo de hoja, no me parece muy antigua, no se aprecia la firma de la hoja con la cual cotejarla con el artesano, pero ese tipo de garganta, se me asemeja muchísimo a los que hacía el herrero de Sardina, Paco el herrero, D. Francisco García Déniz. Es un cuchillo de puntas formado por 13 piezas, con incrustaciones en al parecer aluminio y casquillos en latón. Las piezas delgadas son de cuerno negro, y las piezas de las puntas parece ser cuerno de vaca negro, que con el sol y el agua, se ha descompuesto y bizcochado.
Picar sobre la foto para agrandar